Menu

Docentes exigen mejorar sus condiciones labores

COMUNICADO A LA OPINIÓN PUBLICA

El magisterio colombiano denuncia públicamente ante la  comunidad educativa y el pueblo en general las condiciones deplorables en las que se encuentra la salud de los maestros y maestras de todo el país; un modelo de contratación que durante los últimos diez años ha disminuido los recursos económicos y le ha permitido a las entidades prestadoras de servicios médicos de los docentes y sus familias el incumplimiento permanente de los servicios ofertados en los términos de referencia. Es responsabilidad de la Fiduciaria la previsora como entidad administradora de los recursos del fondo nacional de prestaciones sociales del magisterio FONPREMAG, hacer seguimiento, control y veeduría permanente en el estricto cumplimiento de los contratos relacionados con la prestación de los servicios médicos de los docentes y sus familias.

 Lo que en la práctica se traduce a una pésima prestación de los servicios médicos asistenciales de medicina general y odontología, limitación en la prestación de los servicios especializados, exámenes, procedimientos y obstaculización en el manejo de enfermedades de alto costo; todo esto hace parte del sufrimiento de miles de colombianos y colombianas que todos los días padecen el viacrucis para poder acceder a la salud, hombres, mujeres y niños que son sometidos tristemente al paseo de la muerte; panorama que no es diferente en el magisterio colombiano.

Todo lo anterior obedece a las políticas de privatización por los gobiernos de turno que durante los últimos 20 años han privatizado la educación y la salud pública, catalogándola como un servicio y no como un derecho fundamental, políticas ejecutadas mediante la implementación de la ley 100 de 1993, beneficiando única y exclusivamente a las empresas promotoras  de la salud EPS, las administradoras de régimen subsidiado ARS; empresas que tienen cierta responsabilidad con el cierre de hospitales en todo el país.

Otro problema grave que afecta la prestación de los servicios médicos de los docentes y sus familias, son las precarias condiciones laborales en las que se encuentra el personal médico y especializado, aún más grave las limitaciones a las que son sometidos, dejando en tela de juicio su ética profesional. Los médicos no pueden remitir, mucho menos ordenar procedimientos o tratamientos, solo pueden formular un número limitado de medicamentos, en el caso de hacerlo los docentes tiene que someterse al estudio de un equipo técnico para su autorización, todo esto con el fin de no permitir el acceso a los servicios y de esta manera ahorrar costos.

Igualmente e gobierno nacional incumple con los aportes al FONPREMAG, razón por la cual se dilata permanentemente el reconocimiento de las prestaciones sociales a los docentes; cesantías parciales, cesantías definitivas, pensiones y otros emolumentos que son derechos adquiridos. La deuda del gobierno nacional a septiembre del año 2013 ascendía a más de $486 mil millones de pesos, en los “acuerdos” firmados entre el gobierno y FECODE, el gobierno se comprometido a girar $150 mil millones por año; giros que dependían de un fallo del consejo de estado; así como los acuerdos para el tema de la salud, que en la práctica no son para nada operativos ni funcionales y por el contrario cada día son más precarias las condiciones de salud.

COLECTIVOS DOCENTES PLATAFORMA SER-TULPA EDUCATIVA 

 

Me Gusta

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar