Menu

Ni siquiera el paso de dos décadas nos ha hecho olvidar

Centro Oriente, 13 de diciembre de 2018


Ni siquiera el paso de dos décadas nos ha hecho olvidar, porque sabemos que la memoria histórica, nos mantiene conscientes que tenemos la obligación de transformar esta sociedad. 

Luego de 20 años continuamos firmes con la consigna ni perdón ni olvido, Santo Domingo hoy, mañana y siempre.

El 13 de diciembre de 1998, el Estado colombiano a través de la Fuerza Aérea con el apoyo de la OXY, perpetró un bombardeo al caserío de Santo Domingo, municipio de Tame departamento de Arauca, en el cual murieron seis niños y niñas: JAIME CASTRO BELLO 4 años, EDNA MARGARITA BELLO TILANO 5 años, LUIS CARLOS NEITE MENDEZ 5 años, DEICY KATERINE CÁRDENAS TILANO 7 años, OSCAR SNEIDER VANEGAS TULIVILA 13 años y GIOVANNY HERNANDEZ BECERRA 14 años; al igual que once campesinas y campesinos: NANCY ÁVILA ABAUNZA 20 años, MARIA YOLANDA RANGEL 35 años, CARMEN ANTONIO DÍAZ COBOS 23 años, EDILMA LEAL PACHECO 27 años, TEREZA MUJICA HERNÁNDEZ 43 años, LUIS ENRRIQUE PARADA ROPERO 21 años, ARNULFO ARCINIEGAS CALVO 23 años, LUIS ORLANDO MARTÍNEZ CARREÑO, PABLO SUAREZ DAZA 26 años, RODOLFO CARRILLO MORA y SALMÓN NEITE de 58 años.

Además, resultaron 25 personas heridas, algunas casas de la población civil averiadas o destruidas y se generó el desplazamiento de las familias que allí habitaban. Cuando se trató de sacar los heridos para que recibieran atención médica, desde un helicóptero se persiguió y disparó contra los vehículos en los que los trasportaban. 

Una de las bombas descargadas sobre la población fue un dispositivo Clúster de fabricación norteamericana, cuyo uso se encuentra prohibido al tratarse de un artefacto tipo racimo. En esta acción criminal tuvo una decidida participación la trasnacional OXY, pues desde un avión SKY máster de propiedad de la empresa norteamericana Air Scan que trabajaba al servicio de la petrolera se suministraron las coordenadas; y el mismo imperialismo que financiaba la base militar de Palanqueros desde donde despegaron algunas de las aeronaves que participaron en la acción. 

Gracias a la valentía, el coraje y la audacia de las víctimas, la comunidad, el Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente y la  Fundación de Derechos Humanos Joel Sierra, sumada al acompañamiento de organizaciones y comunidad nacional e internacional, en una lucha y persistencia por la verdad, la justicia y la reparación integral se posibilitó el avance en las investigaciones, la visibilización del hecho y la responsabilidad del Estado, y que la verdad no se pudiera ocultar como pretendió el régimen.

Después de quedar en firme la condena de los autores materiales, Capitán Cesar Romero Pradilla y el Teniente Johan Jiménez Valencia, comandantes de la aeronave de las FAC, a 33 años de prisión como coautores del homicidio múltiple agravado en persona protegida; La condena al Estado colombiano por su responsabilidad en el hecho en la jurisdicción interna; y el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado en el orden internacional, que lo obligó a reconocer públicamente dicha responsabilidad y pedir perdón a las víctimas. Todavía se utilizan mecanismos para favorecer la impunidad.

La investigación contra otros miembros de la FAC y algunos militares como el coronel de la Fuerza Aérea Sergio Andrés Garzón Vélez, pilo del helicóptero Black Hawk UH601, desde donde se disparó cohetes y munición 7.65 contra la población civil, y el mayor Germán David Lamilla Santos a  quien se le sindica de haber asignado las coordenadas de los blancos contra los cuales el Coronel disparó, no avanza.

Frente a los autores intelectuales y determinadores del crimen no se ha tomado ninguna decisión; la trasnacional OXY aun no ha sido condenada ni en nuestro país ni en las cortes norteamericanas donde se presentaron algunas demandas; se ha investigado como un hecho aislado, no como lo que es, un Crimen de Lesa Humanidad para proteger y expandir los intereses económicos trasnacionales.

Pese a ello, no ha podido el Estado acallar la voz de las inmensas mayorías del pueblo ni desarticular el entramado social. 

Al contrario, como homenaje a esos héroes y mártires; nutriéndonos de esas semillas germinadas y su sangre derramada, continuamos el trabajo por la transformación, en un camino de resistencia y avanzada social; seguimos ejecutando y recreando el Plan Alternativo de Equilibrio Regional.

La lucha contra la impunidad, y por verdad, justicia, reparación integral en este y todos los crímenes de lesa humanidad, ha estado y seguirá estando a la orden del día de nuestro quehacer diario.

Reiteramos la firme decisión del Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia, de continuar esta senda y articular las luchas con las adelantadas por otras expresiones populares a lo largo de la geografía nacional en torno a una agenda de país, y con el hermanamiento y solidaridad con los pueblos del mundo que igualmente avanzan en la misma dirección.

Reiteramos una vez más nuestro tributo de gratitud y reconocimiento a las familias que con constancia y determinación, han venido acompañando este cometido, lo mismo a las organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos nacionales e internacionales que han brindado apoyo y acompañamiento político y jurídico.


POR LA DEFENSA DE LA VIDA, LOS DERECHOS HUMANOS Y LA
PERMANENCIA EN EL TERRITORIO
FUNDACIÓN DE DERECHOS HUMANOS JOEL SIERRA
NUESTRA ACCIÓN ES LEGAL Y LEGÍTIMA

Me Gusta

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar