Menu

¡no me subo al camión, yo me uno a la asociación y la movilización!

“Yo pregunto sobre su tumba cavada en la montaña: ¿no habrá manera de que Colombia, 

en vez de matar a sus hijos, los haga dignos de vivir?

Si Colombia no puede responder a esta pregunta, entonces profetizo una desgracia: 

Desquite resucitará, y la tierra se volverá a regar de sangre, dolor  y lágrimas”.

Elegia a Desquite. Gonzalo Arango

El pasado 14 de Julio de 2014 se conmemoró 104 años de la Jefatura de Reclutamiento y Control Reservas del Ejército Nacional  y el 30 de Julio lamentablemente se hace honor a este día con una jornada nacional de reclutamiento que busca relevar aquellos hombres que bajo múltiples  presiones sociales, económicas y educativas se han visto obligados a prestar el servicio Militar, este día, mal llamado como día del servicio a la nación, se enarbola con el cinismo que caracteriza la guerra impartida por el Estado.  Esta jornada se desarrolló bajo el argumento de buscar  la definición a la situación militar de los hombres mayores de edad en Colombia, que ciertamente ha sido con el pasar de los años una medida coercitiva que limita la libertad y obliga a vincularse a la guerra Estatal, amparada por la legislación colombiana mediante la ley 48 de 1993.  

 

Este también denominado servicio militar establecido para la contribución al cuidado de la soberanía nacional, se encuentra en realidad dedicado al cuidado de la infraestructura productiva e inversión extranjera, representada en 18 batallones y una división especial para el cuidado en términos generales de la puesta en marcha de la locomotora Minero Energética.  Militarización que corresponde en gran medida a la  profundización del modelo económico extractivista. 

La respuesta de los movimientos políticos y sociales no sea hecho esperar, y para el caso puntual de la militarización los jóvenes se están organizando en torno a exigencias político-jurídicas concretas tales como: el reconocimiento de la objeción por conciencia al servicio militar obligatorio, la no exigencia de la libreta militar para acceder a un trabajo o a la educación superior, la disminución del gasto público destinado para las fuerzas militares, etc. 

Así comprendemos como mecanismo de detenciones arbitrarias con fines de reclutamiento las denominadas batidas, que obedecen a una práctica ILEGAL por parte del Estado,  ya que según las Naciones Unidas , es un procedimiento que al llevarse a cabo sin un documento legal que ordene la retención, va en contravía de la ley. De esta manera la Corte Constitucional reconoce con la sentencia C-879 de 2011, que existe en la ley 48 de 1993 una ambigüedad en el termino compeler, que no permite la comprensión en su aplicación.  Por tanto se expresa que esta acción debe ser solamente realizada con la finalidad de inscribirse para definir la situación militar.  Y en este trámite solo se puede ser retenido de manera momentánea, mientras se verifica tal situación y se inscribe para lograr una citación, proceso que se agota precisamente con la inscripción, por lo tanto no puede implicar la conducción a cuarteles o distritos militares, ni la retención por largos períodos de tiempo, estas dos equivalentes a una Detención arbitraria. . 

Teniendo en cuenta que esta sentencia es fruto de la movilización y la organización juvenil en contra del servicio militar obligatorio, debemos comprender que  la herramienta más fuerte que tenemos los jóvenes para enfrentar el predominio de los métodos de reclutamiento, que aún se imponen en la lógica guerrerista del Estado Colombiano, es la movilización y la organización. Más cuando  los discursos de guerra dominan tras un velo de paz. 

Hoy nos corresponde levantar la voz contra la Jornada Nacional de reclutamiento, contra la violencia de Estado, contra los falsos discursos de paz mientras se siguen bombardeando los campos, mientras se siguen persiguiendo a los jóvenes. Así como Asociación Nacional de Jóvenes y Estudiantes de Colombia, no solo denunciamos nuestro rechazo al reclutamiento de los jóvenes urbanos y campesinos pertenecientes a la clase popular, nos organizamos para resistir con dignidad y dar la disputa por otra sociedad, una que no obligue a sus hijos a ir una guerra para defender los intereses del capitalismo.  

Recorremos senderos de una lucha histórica, somos hijos e hijas de un pueblo que se niega a ser sometido y continuar bajo las cadenas de la explotación. Nuestra lucha contra la militarización es apenas una arista de algo más amplio, y es nuestra labor  profundizar y llevar a la consolidación redes de trabajo local, distrital, regional y nacional que nos permitan avanzar en la construcción, consolidación y concreción de nuestras exigencias en contra de la militarización de los territorios y la vida. 

“Jóvenes y estudiantes por vida y dignidad, 

luchando por la región construimos nueva nación”

“Por una Colombia libre y Soberana, Unidad y Lucha”

¡Levanta La Voz Ante cualquier injusticia, siembra conciencia, piensa y Organiza!

ASOCIACIÓN NACIONAL DE JÓVENES Y ESTUDIANTES DE COLOMBIA

Movimiento Político de Masas Social y Popular del Centro Oriente de Colombia

II ASAMBLEA NACIONAL ANJECO

COMPAÑERO ESMEL HERNANDEZ 

SARAVENA-ARAUCA 2014

Me Gusta

Facebook By Weblizar Powered By Weblizar